68434003 • 68434004    contacto@jorgetriana.com.mx​
G14081043. JPG
MÉXICO, D.F. México-Adicciones.- El Consumo De Drogas, Alcohol Y Tabaco En Los Centros Laborales De México Va En Aumento. Tan Sólo En La Industria Manufacturera Se Detectó Que De Mil Trabajadores 60% Era Adicto, De Acuerdo Con Información De La Confederación De Trabajadores De México (CTM). RML. Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL

El Estado mexicano debe garantizar la seguridad, pero…

El tráfico de drogas, considerado un delito federal porque atenta contra el futuro de las generaciones venideras, sigue creciendo en el país. Además del aspecto jurídico, las consecuencias para los mexicanos de esta actividad ilícita se podrían resumir en la inseguridad que sufren día a día, la violencia generalizada en el país y la falta de confianza en las capacidades de policías y autoridades para prevenir, investigar y perseguir los delitos que esto conlleva.

Falta poco más de un mes para terminar lo que ya se considera como el año más violento del que se tenga registro en México y sólo podemos constatar que el combate contras las drogas en México ha sido desastroso. Estamos situados ante la urgencia de reformas policías y de seguridad pues no se avanza en contrarrestar el dinamismo que hoy se observa en las diferentes configuraciones que ha tomado el crimen organizado.

Cárteles de la droga han conocido de la ordeña de combustible, es así como traficantes y huachicoleros significaron a zonas que no eran importantes para el tráfico de drogas, un repunte en los índices de violencia. Para Petróleos Mexicanos ello significa el robo de 2,000 barriles por día y la misma cantidad, pero en tropas y esfuerzos para el Ejército Mexicano.

De los embates que pueden significarle el crimen organizado a nuestra nación, el más lamentable los son las pérdidas humanas. Tenemos episodios de masacres como la de Allende, Coahuila, en donde se vieron involucrados la policía, gobierno y miembros del narcotráfico y que tuvo como consecuencia alrededor de 300 pérdidas humanas.

Por otra parte, el alto grado de impunidad con el que opera el crimen organizado ha propiciado que las prácticas habituales que con las que atemoriza a los ciudadanos aumenten considerablemente. Cada vez son más los casos de secuestros, extorsión y pago de cuotas asociados a los grupos delictivos referidos.

Las cifras de inseguridad y violencia en México son alarmantes y queda en los llamados por replantear la lucha contra las drogas, la consigna al Estado de avocar esfuerzos para garantizar a los mexicanos seguridad ante un problema que no es focalizado sino generalizado.

Jorge Triana