68434003 • 68434004    contacto@jorgetriana.com.mx​
Fernando Balauzaran

En la palabra de… / Gente libre

El pasado fin de semana fui invitado, junto con Fernando Belaunzarán y Fernando Cota, a participar en el foro denominado #SeBuscaGenteLibre en el que se planteó un análisis interesante sobre las libertades en México y en el mundo, mismo que me gustaría retomar en este espacio para compartir con los lectores.

De acuerdo con The Cato Institute, México se encuentra en el lugar número 70 de 180 países evaluados en cuánto a libertades económicas y sociales. La lista la encabezan Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda y Chile, naciones que han logrado equilibrar ambos rubros para dar mejores condiciones de vida a los ciudadanos.

Resulta que nuestro país se encuentra reprobado en los rubros de integridad de gobierno y en lo referente a la efectividad judicial. En el primer caso, el índice evalúa todos los aspectos relacionados con la forma en que un país es gobernado, incluidos su política económica y su marco regulatorio, así como su adhesión al Estado de derecho.

Es decir, de acuerdo con el centro de investigación, el país tendría los números más altos en cuanto a sus índices de corrupción, abuso de autoridad y de utilización de recursos públicos para el beneficio de particulares.

Respecto a la efectividad judicial, sobra decir que el país tiene una de las burocracias más obesas del mundo, la segunda para ser exacto, lo que ocasiona deficiencias que impiden la efectividad de los sistemas de justicia y que afectan los ámbitos políticos, fiscales, penitenciarios y jurídicos, fallas que estarían relacionadas con la inoperancia y la corrupción en los distintos eslabones del sistema de justicia.

Sin embargo, México destaca en las cifras que se refieren a la libertad de comercio y a la libertad monetaria, pues alcanza en el primer rubro hasta los 80 puntos de calificación, y 78.8 en el segundo.

Lo más interesante del foro organizado por jóvenes de diversas universidades fue la propuesta que cruza los principios de los movimientos de izquierda y de derecha para alcanzar el equilibrio entre el sector económico y el de libertades humanas.

Aplaudo cualquier manifestación social que ofrezca alternativas en el difícil contexto internacional en el que vivimos, donde los gobiernos de derecha han privilegiado las libertades económicas sobre las sociales, mientras que los de izquierda hacen exactamente lo contrario, dando pie a escenarios como el de Estados Unidos, Venezuela y Corea del Norte.

Jorge Triana